10 de mayo, Fiesta, Comida y Emociones.

10 de mayo, Fiesta, Comida y Emociones.

Ahora nos toca festejar a MAMÁ, esa mujer que muchos de nosotros tenemos o tuvimos la fortuna de contar con sus consejos, sus abrazos, acompañamiento y su nutrición emocional y alimenticia, ¡claro! Esta fecha es muy emotiva y llena de eventos donde la comida aparece como algo muy significativo y esencial, sobre todo, para quienes tenemos una relación emocional con la comida. La mayoría de las familias terminaremos festejando alrededor de una mesa llena de comida y postres que se presentan como una forma de mostrar cariño a la abuela o a mamá.

Para quienes tenemos una relación emocional con la comida, este evento puede despertar hambre emocional, algunas veces con muchos días de anticipación ya que empezamos a preocuparnos por la comida que estará presente en el evento y que posiblemente “romperemos la dieta”, también nos preocupamos por cómo nos vamos a vestir para disimular la llantita traicionera, no queremos ser criticados “por gordos”, si es una reunión donde nos encontraremos con familiares que hace mucho no vemos, queremos correr a la “dieta mágica” que nos haga perder kilos rápidamente… en fin, es en esos momentos cuando aparecen la incomodidad y el hambre emocional que posiblemente “saboteen” el camino, es un viejo y conocido recorrido para los comedores emocionales.

¿Qué hacer entonces?

Es mejor darnos cuenta que sin importar la talla o peso en que nos encontramos, tenemos un motivo para celebrar, para reunirnos con la familia. Esta fecha es un pretexto para revisarnos y darnos cuenta del significado que le damos, para saber cómo nos afecta, para conocer quizá un poquito más de nosotros mismos.

¿Qué significa para ti este día? ¿Cómo es o fue la relación con tu mamá? Nuestras madres son seres humanos que con todo y sus errores o aciertos nos ayudaron a ser quien somos ahora, pregúntate: ¿de qué tendrías que darle las gracias? ¿Ya se lo expresaste? Su experiencia de vida nos ha dejado un legado importante que necesitamos verlo y aprender de él.  También es momento de darnos cuenta lo que para nosotros significa ser madre, tener un hijo (o varios) al que ahora nos toca darle la mano en su camino de vida, orientarlo y amarlo. Con los hijos también aprendemos, nos actualizan en lo que está de moda, en la tecnología y el aprendizaje académico, en los nuevos deportes, nos inyectan juventud.  Y en ambos casos ¡tenemos una fuente infinita para recibir y dar amor!

Este amor, el que festejamos, madre e hija o hijo, nada tiene que ver con el peso, tiene que ver con la forma en que lo recibimos y lo damos a otros y a nosotros mismos también.  Si en vez de pelear con la relación que hemos construido entre la comida, las emociones y el cuerpo, ponemos atención en lo que sí está presente en este día, será un camino nuevo para encontrar bienestar y amor, para cambiar las emociones y el pensamiento destructivo hacia algo positivo, acciones que nos ayuden a estar bien, así cambiaremos la angustia que provoca este día y quizá sea un 10 de mayo diferente. Entonces no tendremos que estar al pendiente de romper la dieta y estaremos con más conciencia de lo que sentimos y podemos atender el hambre estomacal sin angustia, sin excesos, cuidando la salud y la forma de estar presentes. ¡Es una gran oportunidad para crear nuevas experiencias y cambiar el significado de esta fecha! Y quizá el significado de decir “mamá”.

Para quienes están trabajando en su relación emocional con la comida, les recomiendo algunos tips:

  • Se flexible en lo que vas a comer. ¿qué es lo que de verdad quieres comer? ¿quieres comer de todo? o ¿puedes elegir escuchar a tu hambre estomacal y comer sólo que tu cuerpo necesita para sentirse satisfecho?
  • Escucha tu hambre emocional. Recuerda que la dieta o el exceso no te darán satisfacción real y te quedarás con ganas de seguir comiendo. Estas dos opciones no resuelven nada. ¿De qué tienes hambre en realidad?
  • Se flexible contigo. ¿Quieres ir a todas las reuniones? ¿Prefieres festejar aparte con tu familia? ¿Elegir quedarte en casa es opción? Escucharte, te llevara a sentirte satisfecho contigo, aunque cambies de opinión.
  • Busca un momento para hacer una actividad física con tus hijos o con tu mamá, correr, caminar o alguna otra actividad física, esto les dará bienestar y es un pretexto diferente que los unirá como familia este 10 de mayo.
  • Lleva tu atención a ti, a verte y a descubrir que necesitas. Expresa lo que te sea necesario. Trátate con amor y paciencia.

¡Feliz día de las madres!

 

Psict. Marisol Santillán.